Sí, sabemos que los estabas esperando con ansia. ¡Aquí tienes la sección de chistes de Jaimito! Los de siempre, los de toda la vida. Esos que te han hecho reír hace años y que hoy recopilamos de nuevo para ti para que te pases todo el día sonriendo. ¿Eres de las personas a las que le cuesta sacar un risa a los demás? Pues memoriza unos cuantos chistes de los que te proponemos y consigue que en la próxima quedada tú seas el verdadero protagonista.

chistes de jaimito graciosos

Chistes de Jaimito para niños

Los chistes de Jaimito son únicos e irrepetibles. Con unas frases simples logra hacer reír hasta a la persona más arisca. Si no te lo crees, ¡haz la prueba! Es posible que hayas oído alguno de ellos pero otros te aseguramos que no. Jaimito se adapta a los nuevos tiempos y cuenta sus historias de forma diferente para que tu vuelvas a reírte como hacía años.

Así que, ¡espérate, no te vayas! Ve más abajo y descubre nuestra selección de chistes de Jaimito. ¡Está pensada solo para ti y te va a encantar! Dedica cinco minutos de tu día a reírte para olvidar las penas y conseguir olvidarte de tus posibles problemas. ¡Vamos, sigue leyendo!

Chistes para morirse de la risa de Jaimito

Una maestra de psicología aplica uno de sus recursos en clase…

– A ver, todo aquél que piense que es estúpido que se levante.

Tras unos segundos, Jaimito se levanta.

– Jaimito, ¿crees que eres estúpido?

– La verdad es que no señorita, pero no quería verla ahí sola de pie. 

– ¡Mamá! En el cole me dicen que soy un enchufado.

– ¿Y tú que les dices Jaimito?

– Yo les sigo la corriente. 

– Jaimito, ¿sabes de qué signo es tu madre?

– Pues profe, debe ser uno de exclamación porque grita siempre. 

 – Jaimito, arregla ya tu cuarto que viene visita.

– Pero, ¿tenéis que hablar preciso en mi cuarto? 

chistes de jaimito muy buenos

 

– ¿Sabes qué mamá? En el cole nos han enseñado a hacer explosivos.

– ¿Ah sí, Jaimito? ¿Qué bien? ¿Y que aprenderéis mañana en el colegio?

– ¿Qué colegio? 

– A ver Jaimito, dime todas las formas verbales de ‘nadar’.

Jaimito gritando dice…

– YO NADO, TÚ NADAS…

-Jaimito, más bajo.

– Yo buceo, tú buceas… 

– Jaimito, quiero que me conjugues el verbo ‘andar’

– Yo… ando… tú, tú…andas.

– Jaimito, ¡más deprisa!

– Yo corro, tú corres… 

En el colegio la profesora escribe en la pizarra. “No me he ‘dibertido’ en meses” y pregunta…

– A ver quién me dice donde está el fallo.

Jaimito responde…

– En que no tiene amigos ni novio señorita.