¿Eres de los que opina que en ocasiones no hay que usar demasiadas palabras para conseguir crear un efecto en alguien? Es decir, con muy poco tiempo podemos hacer que alguien se enamore de nosotros, que nos odie, que llore o que ría. Así que, como en esta página no nos gustan las cosas tristes, nosotros apostamos por la última opción. ¡Hacerte reír! Y, ¿cómo lo vamos a hacer? Pues muy fácil, como se ha hecho toda la vida, ¡con chistes!

Chistes cortos buenos

Tenemos diversas secciones preparadas para ti y, en concreto, ésta, es una de las más divertidas. ¿Sabes por qué? Porque te dan la opción de memorizar los chistes que te proponemos para que los compartas allá donde vas. Al ser tan cortos, es muy sencillo retenerlos en tu memoria y conseguir ser el rey o la reina de las reuniones sociales. Mola, ¿eh?

Chistes Cortos Malos y Buenos

Además, por su reducido tamaño, también podrás compartirlo a través de las redes sociales. Te vale un post en Facebook, una imagen en Instagram o un tweet en Twitter. ¡Te sobran caracteres! Si es que…te hacemos reír y hacemos que hagas reír al resto. ¡No te quejarás!

Nuestro objetivo está claro, hacer que el mundo ría a carcajadas. Piénsalo bien, ya ocurren demasiadas desgracias a nuestro alrededor para que encima nosotros estemos siempre tristes y apagados. Por ello apostamos por esta página web y por las diversas secciones. Para que comiences a vivir tu vida con una sonrisa enorme y preocupándote solo de aquello que no tiene solución. Porque, en la mayoría, si buscas bien seguro que la encuentras.

Los chistes cortos más graciosos

¿Te apuntas? Vente con nosotros a reírte de la vida con nuestra selección de chistes cortos. En pocas palabras se puede decir mucho y crear sentimientos, ¡y nosotros te lo demostramos con chistes malos y buenos!

– Cariño, me gustaría que pasáramos un buen fin de semana.

– Genial, ¡nos vemos el lunes!

Una mujer le dice a su marido…

– Cariño, si un león nos atacara a mi madre y a mi. ¿A quién salvarías?

– No hay duda. Al león.

– ¿Sabes? Soy un chico saludable.

– ¿Ah sí? ¿Comes sano y haces deporte?

– No, pero todo el mundo me saluda.

– Disculpe señor, ¿cuánto cuesta esta estufa?

– 3.000 euros.

– Pero espere, no puede ser. Es una estafa.

– No señor, es una estufa.

chistes cortos malos

 

– ¿Sabes cómo se dice espejo en chino?

– Ahí toy yo 

– Amor ya tengo el disfraz para la fiesta, ¿qué te parece?

– Te queda genial el disfraz de vaca amor.

– ¡Soy un dálmata!

– ¿Sabes cómo se llama el campeón de buceo japonés?

– Tokofondo

– ¿Y el segundo?

– Kasitoko 

– A ver si adivinas como se despiden los químicos.

– Ácido un placer.

– Cariño, de verdad, deja el futbol, estás obsesionado con él y me haces falta.

– ¿Falta? ¿Qué falta? Pero si ni te he tocado. 

– Adivina el país donde ríen y explotan

– Ja- Pón