Los mejores Chistes Graciosos del Mundo

Sí, ya sabemos que el hecho de que sean los mejores chistes graciosos del mundo puede ser muy subjetivo. Pero oye, para nosotros sí que lo son. Así que, si tu quieres reírte tanto como nosotros nos hemos reído haciéndolos, tan solo tienes que seguir leyendo y descubrir la gran selección que hemos preparado para ti. ¿Tienes una cena con amigos pronto y quieres ser el rey de la fiesta? Pues tranquilo, tenemos la solución para ti. Apréndete alguno de nuestros chistes y, en el momento de bajón, ¡rompe el hielo con él! ¡Te quedarás con todos!

Chistes graciosos fáciles de memorizar

Estos chistes graciosos que hemos seleccionado los puedes contar allá donde desees porque son aptos para todos los públicos. Así que, si no eres bueno memorizando, coge papel y bolígrafo y apúntalos para que no se te olvide ni uno. O, si te apetece, puedes compartirlos a través de tus redes sociales para que todo el mundo pueda reírse contigo. No es mala idea, ¿no? Venga va, no te lo pienses más.

Mereces pasarlo bien con nuestros chistes divertidos

Dedícate cinco minutos al día a reír y verás como ves la vida de otra forma. Obviamente, ¡mucho más divertida! ¿Quieres descubrirlos con nosotros? ¡Sigue leyendo! 

– ¿Sabes en qué se parecen un árbol y un borracho?

– En que el árbol empieza en el suelo y acaba en la copa y el borracho empieza en la copa y acaba en el suelo. 

Entra un hombre en un bar y el camarero se dirige a él..

– Usted me dirá…

– Pues mira, no estoy muy seguro pero creo que sobre metro noventa. 

– Cariño, ahora que voy a morir, dime, confiésame si has sido infiel.

– ¿Y sino mueres qué? 

Están en un entierro y una mujer le pregunta a otra…

– Oye Puri, ¿quién es el muerto?

– Joer Manoli, ¿quién va a ser? ¡El del ataúd! 

En una funeraria…

– Señor, ¿qué hacemos con su suegra? ¿La incineramos o la enterramos?

– Las dos cosas, no hace falta correr riesgos. 

– Camarero ponga una de calamares a la rumana.

– Señor, será a la romana, ¿no?

– Anda cariño dile a este señor de dónde eres. 

– Pérez, ya sabe que está prohibido estar con el Facebook mientras se trabaja.

– Pero jefe tranquilo que no estoy trabajando.

Deja una respuesta