Chistes Negrísimos Crueles

Rate this post

Atención, chistes negrísimos no aptos para personas sensibles que no sepan entender una broma por muy fuerte que sea, igual que ya avisamos con nuestros chistes de gitanos cortos. Vale, es cierto, los chistes de humor negro son lo peor. Pero, aunque no te lo creas, existe mucha gente que se divierte y se lo pasa bien con ellos. Por eso, esta sección no podía faltar en nuestra página web de chistes.

Chistes Negrísimos

Chistes Negrísimos Cortos

Está claro ¿no? Hay que darle al seguidor lo que pide y, queramos o no, estos chistes son sus favoritos, así que, ¡ahí van! Si eres de las personas a los que les gustan los chistes negros, ¡disfrútalos!

Que hace un negro o pobre pateando una caja en la calle …
Se está mudando

¿Qué es muy amarillo y luego muy rojo?
– Un pollito en una licuadora

– ¿Qué es lo que Dios dijo después de hacer al primer negro?
– Mierda este se me ha quemado.

Un judío condenado a prisión habla con su mujer antes de ser encerrado.
– Al menos no me van a meter en una celda.
– ¿Dónde te van a meter? ¿Cómo sabes?
– Escuché a los prisioneros hablar de tirar el jabón en el baño.

– Adivina por qué los africanos no ven Bob esponja
– No
– Porque es después de comer

Había un negro arriba de una higuera y otro que pasaba le dice…
– Tío, ¿qué haces ahí arriba?
Y el de arriba le contesta
– Estoy comiendo una naranja.
Y el otro le dice:
– Pero eso es una higuera…
– ¿Y a mi que me importa? Las naranjas las traigo en el bolsillo.

¿Qué consiguen mil negros en la luna?
Un eclipse lunar.

El otro día se me escapó un pedo en frente de mi amigo judío y le dije:
– No pasa nada, un poco de gas no ha matado nunca a nadie.
Ahora no me habla.

Una hija le pregunta a su padre.
– Papá ¿qué es el humor negro?
Y el padre le contesta.
– ¿Has visto el negro que está allí?
– Pero papá, soy ciega.
-Bueno eso hija.

Nuestros Chistes Negrísimos

Esperamos que te hayan gustado nuestros chistes negrísimos, seguro que también te interesará nuestra sección dedicada a los mejores chistes de gitanos y payos, ¡no te la pierdas!

Deja un comentario