Chistes de Argentinos Graciosos

Los argentinos tienen fama de quererse mucho y lo sabes. Es cierto que tienen cosas muy buenas pero este hecho ha sido utilizado por el resto para hacer unos chistes geniales. En esta sección te presentamos chistes argentinos graciosos con los que poder reírte tranquilamente. Eso sí, si hay algún argentino leyendo esto, que sepa que lo hacemos desde el cariño, igual que hacemos con nuestros chistes de gitanos andaluces.

chistes de argentinos

Chistes de Argentinos Cortos

Existen chistes de cualquier país ¡y lo sabes! Así que, si quieres echarte unas risas, sigue leyendo. Te van a gustar todos. ¡Te lo prometemos!

Adivina por qué algunos laboratorios, para sus experimentos, prefieren utilizar argentinos en lugar de ratas. Las razones son tres.
a) No hay pocos argentinos, se les puede encontrar en cualquier parte.
b) Los técnicos de laboratorio no se llegan a encariñar con ellos
c) Existen ciertas cosas que no se le deben hacer a una rata.

En conversaciones entre el presidente argentino y el presidente chino:
– Señor, nosotros estamos muy interesados en que su país invierta en Argentina.
El presidente chino se ríe y le responde:
– Siempre nos confunden, señor, siempre nos confunden. Nosotros somos chinos. Los kamikazes son los japoneses…

– ¿Cuál es el artículo favorito de los argentinos?
– El yo-yo.

Como se reparten las limosnas según los curas. Un inglés, francés, y otro argentino:
Inglés:
– Tracemos un círculo en el suelo, tiramos las monedas al aire, las que caen dentro, se las ofrecemos a Dios, y las otras para la iglesia.
Francés:
– ¡Ah!, no, no, escuchar, trazamos una línea recta en el suelo y tiramos las monedas, las que caen a la derecha se las ofrecemos a Dios, y las otras, para la iglesia.
Argentino:
– No, no, mejor tiramos las monedas al aire, ¡Las que agarra Dios para él! ¡Y las otras para la iglesia!

Un argentino va a una farmacia de turno:
– ¿Me das cincuenta condones?
El vendedor abre un cajoncito y cuenta:
– Lo siento señor, sólo me quedan cuarenta y cinco.
– ¡Ya me arruinaste la noche! Pero va, dámelos igual.

Un niño argentino le dice a su papá:
– Papá, cuando sea mayor quiero ser como tú.
– ¿Por qué hijo?
– Para tener un hijo como yo.

Un psicólogo llama a un colega a las tres de la mañana:
– Tienes que venir para mi consultorio inmediatamente
– ¿A las tres de la mañana?
– Es que tengo un caso único aquí
– Pero… ¿de qué se trata?
– Tengo un caso de complejo de inferioridad
– ¿Estás loco? Yo atiendo a decenas de pacientes así, todos los días
– Sí, sí… Pero es argentino

 Nuestros Chistes de Argentinos Graciosos

Esperamos que os hayan resultado graciosos estos chistes de Argentinos, os recomendamos que os riáis un rato más con nuestra sección de los mejores chistes de gitanos y payos que hemos preparado en chistesybromas.

Deja una respuesta